Consumo

Mediación en consumo

La Mediación en temas de consumo sirve para que los consumidores y empresarios cuando tengan algún conflicto puedan disponer de un espacio apropiado para el diálogo y el acuerdo, y solucionar sus discrepancias sin tener que acudir a la vía judicial.

A través de la Mediación de Consumo se crea un espacio de encuentro en el que se favorece la resolución del conflicto y ambas partes exponen sus opiniones, con la ayuda de un tercero mediador neutral e imparcial, para que ambas puedan alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto surgido.

La Mediación de consumo favorece la resolución de conflictos evitando el deterioro en la relación y favoreciendo la continuidad del servicio, logrando la satisfacción para ambas partes.


Por qué acudir a la Mediación de Consumo

  • Evita el deterioro de las relaciones entre las empresas y sus clientes
  • Mejora el diálogo, la comunicación y la satisfacción del cliente, tanto de las personas que trabajan en las empresas como de los consumidores.
  • Mejora el clima laboral de las empresas y su valoración por mejorar la satisfacción del consumidor.


Quién puede solicitar la Mediación

  • Cualquier consumidor o usuario por cualquier producto o servicio recibido.
  • Empresarios, profesionales o autónomos que tengan un conflicto con su cliente en el que no se ponen de acuerdo en la solución.


Tipos de conflictos:

  • Desacuerdos por la contratación e información de productos bancarios y seguros.
  • Desacuerdos por temas de vivienda.
  • Disputas por la calidad o precio de un producto o servicio adquirido en el pequeño comercio o grandes superficies comerciales.
  • Discrepancias por operaciones de compra.
  • Desacuerdos por la garantía o reparación.
  • Construcción, Responsabilidad Decenal.
  • Ejecución inadecuada de obras y proyectos.
  • Compraventas, Permutas, alquiler, traspasos, hipotecas.

Call Now ButtonLlámanos
Elige idioma
Abrir chat